lunes, 7 de noviembre de 2011

La Liga Árabe acusa a Siria de incumplir su plan de salida a la crisis

La Liga Árabe acusa a Siria de incumplir su plan de salida a la crisis:


La Liga Árabe acusó a las autoridades sirias del incumplimiento del plan propuesto por la organización para resolver la crisis en el país, donde el régimen de Bashar al Assad acentuó la represión ayer domingo con al menos 12 muertos tras la oración de la fiesta musulmana del sacrificio.
El organismo panárabe decidió mantener una nueva reunión sobre Siria el 12 de noviembre porque “el Gobierno sirio no cumplió con su compromiso de aplicar el plan árabe para solucionar la crisis”, según un comunicado de la organización.
El sábado, el jefe de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, instaba al régimen de Assad a aplicar “inmediatamente” su plan para prevenir una “catástrofe” si sigue la violencia.
Los opositores sirios habían rechazado dialogar con el régimen de Damasco, acusándolo de intentar “ganar tiempo”.
Sobre el terreno, la movilización de los militantes contra el régimen sigue sin flaquear, con manifestaciones, en ocasiones masivas, desde la oración del alba en numerosas ciudades para pedir la caída del régimen y apoyar a la ciudad de Homs (Centro), escenario de operaciones militares desde hace varias semanas.
Un total de 16 civiles han muerto a manos de las fuerzas de seguridad en varios barrios de esta ciudad de Siria, sometida a incesantes bombardeos desde hace varios días, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).
Además, dos civiles más murieron a balazos en Hama (Centro) y otro en Idleb (Norte).
Las fuerzas armadas intervinieron también en Zamalka y Irbin, en la provincia de Damasco. En la capital, dispersaron con gases lacrimógenos y disparos al aire una manifestación en Kafar Susé, donde cinco manifestantes resultaron heridos y más de 70 personas fueron detenidas, informaron los activistas.
Además, los presos de conciencia iniciaron ayer una huelga de hambre “para protestar contra el régimen que no cumplió con sus falsas promesas de liberarlos”, según el OSDH.
Con motivo de la fiesta musulmana de Al-Adha, o del sacrificio, el presidente Al Assad asistió ayer a la oración en la mezquita Al Nur de Raqa, en el Norte de Siria, según la radio oficial.
Rindiendo homenaje al pueblo, “verdadero defensor de la patria”, durante un encuentro con personalidades locales, Assad dijo: “No tenemos otra elección más que ganar cualquier batalla contra nuestra soberanía y nuestra independencia nacional”, según la agencia oficial Sana.
Por su lado, el ministro del Interior, Mohamad Chaar, llamó a los oficiales a permanecer “vigilantes y perfectamente preparados para afrontar los desafíos e impedir cualquier intento de atentar contra la seguridad” por parte de “grupos terroristas armados apoyados por fuerzas externas que desean el mal a Siria”.
El régimen no reconoce el alcance de la revuelta popular que sacude Siria desde hace más de ocho meses y acusa a “bandas armadas” de querer sembrar el caos y dividir el país.

Damasco, Siria

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada