lunes, 31 de octubre de 2011

Panteones del DF saturados

Panteones del DF saturados:


La capital dejará de tener espacio para sus muertos en año y medio
Irregulares títulos de propiedad en panteones del DF
Con motivo de las festividades del día de muertos, ahora sabemos que los panteones en el Distrito Federal están saturados, de hecho hay ideas de que las autoridades del gobierno capitalino, deben hacer frente a esta situación, ya que si alguien quisiera poner como negocio, un panteón, simplemente se enfrentara a una oleada de trámites engorrosos y cumplir con una serie de requisitos que parecen interminables. Amén de que dentro de la ciudad, simplemente no hay ya terrenos como para emular al panteón más grande de Latinoamérica, el panteón de dolores.
En la ciudad casi no hay lugar para caerse muerto. El total de las fosas disponibles hasta octubre de este año ascendía a 82 mil 940, mientras que cada día mueren en promedio 140 personas, según datos del gobierno del DF. De acuerdo con estas cifras, la capital dejará de tener espacio para sus muertos en año y medio. Para 2030 las defunciones anuales asciendan a 73 mil 092.
De acuerdo con la dirección de operación de los panteones públicos y concesionados del Distrito Federal, existe la saturación en los cementerios, y que éste se ha convertido en un problema histórico para la capital.
En los últimos años el número de fosas disponibles se ha mantenido por factores como la migración “no sólo al interior de los municipios y delegaciones del área metropolitana, sino también hacia diversas partes de la República”, agrega.
A pesar de que el régimen de perpetuidades concluyó en 1974, se siguieron realizando trámites relacionados con ese tipo de modalidad de inhumaciones y no se ayudó a la liberación del espacio en los cementerios públicos.
En julio de 2007, el gobierno de la ciudad tomó la decisión de regular los títulos de fosas a perpetuidad a fin de otorgar certeza jurídica a los espacios; además del “alto índice de abandono y agotamiento de espacios disponibles para inhumar”, explica el decreto expedido ese año.
Sin embargo, a medida de que la ciudad ha cedido, también lo ha hecho la demanda por espacios donde se pueda enterrar a los muertos. Habitantes de las delegaciones Milpa Alta e Iztapalapa han solicitado a las autoridades el desarrollo de nuevos espacios para el depósito de cadáveres. Arenas explica que la buena voluntad no es suficiente para designar nuevos espacios.
“Para establecer un panteón, hay que verificar las condiciones del suelo, la tenencia de la tierra, la accesibilidad, el impacto urbano y el impacto ambiental que pueda generar su construcción”, aclara.
Fosas irregulares
Cientos de personas son propietarias de alguna fosa en alguno de los 118 panteones que existen en la Ciudad de México. Sin embargo las fosas que poseen son irregulares. Desde hace algunos años, el gobierno capitalino implementó un programa para la regularización de las fosas de perpetuidad. Actualmente existen un millón 954 mil 434 fosas en los distintos panteones de la Ciudad de México. Únicamente 42 mil 233, están regularizadas.
Todos los días en promedio acuden al Archivo General de Notarías, aproximadamente 40 personas, para tratar de regularizar los trámites de sus títulos de propiedad de las fosas.
El gobierno de la Ciudad de México informó que este programa es permanente y que los propietarios de estas fosas no perderán sus derechos, ni de sus propiedades. El costo por este trámite es de 115 pesos.
Aumenta el valor de predios
Para el coordinador de la especialidad de Urbanismo en la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Soto Alva, en los últimos 35 años, debido a la falta de espacios, aumenta el valor de los terrenos.
“En los 50, el panteón Dolores y el panteón Francés se encontraban en la periferia. Estaba en la orilla. Cada vez es más difícil hacer nuevos panteones, debido al valor del suelo y a la falta de espacios abiertos”, agrega.
“Aunque los cementerios no generan gastos importantes en inversiones de luz, de servicios públicos o mantenimiento, el gobierno no se puede dar el lujo de destinar un espacio tan grande para la inhumación de cuerpos”, afirma el urbanista.
Soto Alva también afirma que el verdadero costo de un cementerio está en el terreno, “la gente está donde puede pagar, es por eso que los grandes corporativos se ubican en Reforma y no en Ermita-Iztapalapa”, dice el coordinador de la unidad de posgrado en Urbanismo de la UNAM.
Cultura de la cremación
De acuerdo con Enrique Soto, la opción más viable en términos urbanísticos y ambientales para depositar los cuerpos de las personas que mueren es el uso de urnas. El desarrollo tecnológico ha sido muy importante, pues los nuevos incineradores cuentan con chimeneas sin humo.
En México, sin embargo, aún no existe la cultura de la cremación si se comparan las cifras oficiales sobre el destino final de los cadáveres. De acuerdo con datos de la Consejería Jurídica del Distrito Federal, en los panteones públicos se han inhumado este año 15 mil 659 inhumaciones, mientras que sólo 8 mil 241 cadáveres se han cremado.
Las agencias funerarias ofrecen diferentes precios en cuanto a los servicios que proveen, estos van desde 5 mil 800 hasta 33 mil pesos. Si se toma en cuenta el espacio en un cementerio, resulta más económica la cremación.
Para quienes se deciden por la incineración de los cuerpos, las empresas privadas cuentan con un amplio catálogo de posibilidades. Desde viajes, relicarios, nichos en mausoleos hasta estatuas de bronce donde se puedan colocar las cenizas del difunto. En contraparte, la inhumación tiene diferentes impactos ambientales. Muchos panteones no tomaron en cuenta las medidas para evitar las filtraciones al subsuelo, advierte Soto Alva.
Para que un cuerpo en descomposición no se filtre a los mantos acuíferos de la ciudad es necesario colocar una membrana entre la urna y el suelo, dice. “Los materiales de los actuales panteones son muy viejos, además nunca se vigila cuando se entierra para ver si se está dando el tratamiento adecuado”, dice.
Las propuestas
Arenas Correas cuenta que una de las medidas que intenta implementar el GDF es la regularización de fosas a perpetuidad. “Atendemos un promedio de 300 personas por semana. Desafortunadamente no todas estas visitas se traducen en solicitudes de regularización por el faltante de algún documento”, explica.
Aunque el organismo reconoce que de las 355 mil 325 fosas regularizables detectadas , sólo se han logrado normalizar hasta ahora 33 mil 131 espacios. Otra de las acciones que se planea impulsar es la cultura de la cremación.
El encargado de panteones del Distrito Federal , añade que “eso nos va a permitir que el número de fosas disponibles permanezcan como está”.
El urbanista Enrique Soto enfatiza que antes se consideraba a los panteones como uno más de los servicios públicos que debía proporcionar el gobierno, pero ahora “este servicio se ha vuelto un negocio”. Este es un “problema que está ahí presente y debemos resolver”.
Urge encontrar nuevos espacios donde tenga sentido hacer nuevos panteones. “El Estado no debe dejar el tema; los nuevos panteones son privados. Si es caro vivir, ahora es caro morir. Es un tema que no se puede dejar tan libre”, advierte.
Saturados
El 90 por ciento de los cementerios locales se encuentran saturados, y el restante 10 por ciento tendrá serios problemas de capacidad en tres años, aseguró el dirigente del Movimiento Ecologista Mexicano (MEM), Alfonso Ciprés Villareal.
Destacó la necesidad de ampliar la infraestructura de los panteones capitalinos, porque de otra forma ya no habrá "dónde enterrar a nuestros muertos", y además la iniciativa privada hace tiempo que no invierte en este rubro.
Dijo que de acuerdo con el Gobierno del Distrito Federal, se requiere duplicar su capacidad instalada de cementerios en los próximos 20 años, pero reconoce que no hay recursos suficientes para realizar proyectos de desarrollo. Incluso, comentó el dirigente ecologista, empresarios del grupo Gayosso, el cual opera con más de 90 servicios funerarios en el país, incluidos los panteones, no tiene interés en participar en proyectos en el Distrito Federal.
Recordó que presentaron ante la Secretaría de Desarrollo Económico del GDF, su propuesta para la construcción de nuevos panteones, los cuales consideraron que deben tener un perfil ecológico y dejar atrás el sistema tradicional de estos lugares. Entre otras cosas, agregó, los panteones deben de contar con un gran porcentaje de áreas verdes en su superficie, y a su alrededor con rompevientos en árboles y pastos picuyo.
Refirió que este tipo de cementerios no requieren de una gran cantidad de agua para mantener sus áreas verdes, aunque mencionó que los 126 existentes absorben el vital líquido que equivale al consumo doméstico para satisfacer la demanda de 500 mil habitantes.

Francisco Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada