viernes, 30 de septiembre de 2011

Funcionarios griegos interrumpen la reunión con la UE y el FMI

Funcionarios griegos interrumpen la reunión con la UE y el FMI:


Los empleados públicos griegos mostraron el viernes su enfado bloqueando por segundo día los edificios gubernamentales del país, interrumpiendo las conversaciones de deuda con acreedores internacionales sobre el pago de un rescate vital para el país.
En el Ministerio de Transporte, varias decenas de trabajadores gubernamentales se reunieron para impedir que los miembros de los equipos internacionales de inspección se reunieran con el ministro, Yanis Ragousis.
Tras una interrupción de tres semanas en las negociaciones que sembró la incertidumbre en los mercados financieros, Grecia y los inspectores de la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional reanudaron el jueves las conversaciones sobre una ayuda de 8.000 millones de euros, que el país necesita para evitar la quiebra el próximo mes.
Pero la reunión con la "troika" de auditores ha tenido un comienzo tumultuoso por las protestas de los funcionarios, que muestran su descontento con las medidas de austeridad que el Gobierno ha prometido para que los inspectores vuelvan a Atenas. El acceso a varios ministerios estaba bloqueado.
El Gobierno del socialista Georgios Papandreu quiere reducir la factura de salarios en un 20 por ciento y colocar a unas 30.000 personas en una llamada "reserva laboral", una especie de sala de espera para el desempleo.
La reunión de los inspectores de la troika con el ministro de Transporte fue aplazada a la tarde, dijo un portavoz del ministerio.
Abordarán un plan para aliviar las restricciones a las licencias de taxis, una medida que ha irritado a estos profesionales, que temen una mayor competencia. Las manifestaciones contra esa iniciativa y otras se han extendido por Grecia en los últimos meses.
Empleados de los gobiernos locales, veteranos de las fuerzas armadas y personas con discapacidades estaban entre los grupos que tienen previsto protestar en Atenas hoy mismo.
Hubo también una señal de disidencia entre los propios seguidores del Gobierno. Diez miembros socialistas del Parlamento enviaron a Ragusis una carta instándole a dar pasos menos radicales en lo que se refiere a las licencias del taxi.
Los gobiernos de la UE, principalmente Alemania, están teniendo dificultades para convencer a sus votantes para que den su apoyo a una ayuda a Grecia. Cualquier muestra de que los propios griegos no están llevando a cabo los planes para recortar gastos e impulsar su economía puede hacer e se respaldo más difícil.

Atenas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada