martes, 30 de agosto de 2011

Lo que México necesita para combatir a la delincuencia es cultura, educación, civismo y libros, much

Lo que México necesita para combatir a la delincuencia es cultura, educación, civismo y libros, much:


México necesita una sacudida cultural, educativa, social, en seguridad, porque los acontecimientos más recientes, como el atentado en un Casino de Monterrey, son prueba palpable de que estamos haciendo las cosas mal. Tenemos que revertir la violencia y la inseguridad a través de los libros, el arte, el civismo, la lectura, la imaginación, pidió el Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la ALDF, Diputado Erasto Ensástiga Santiago, quien junto con el escritor Paco Ignacio Taibo II obsequiaron libros del autor, editados por la Asamblea Legislativa.
Mientras no centremos nuestro esfuerzo en impulsar la cultura y la educación, los niños y jóvenes serán presa fácil de la delincuencia organizada. Por eso este llamado, dijo, al Presidente de la República, Felipe Calderón, para replantear los programas y proyectos de país, pero desde el punto de vista cultural, académico, escolar. Mientras más preparados estemos los mexicanos mejores horizontes se vislumbrará para México.
Al destacar el esfuerzo de la ALDF y el Colectivo “Para leer en Libertad”, que permitió la edición y donación de 2 libros de Paco Ignacio II, “las dos muertes de Juan Escudero” y “Librado Rivera: el último de los magoneros”, el legislador perredista reconoció que este esfuerzo cultural debe duplicarse y más a lo largo y ancho del DF en donde cada diputado debe hacer su aportación.
En tanto, Paco Ignacio II, escritor, novelista, cronista, entrevistador, historiador y un militante del sindicalismo anunció el obsequio de 30 mil ejemplares para la comunidad capitalina. En su peculiar estilo “mal hablado”, dicharachero, sostuvo que la lectura, la charla amena, la educación y la cultura son las armas con que los mexicanos podemos enfrentar a los delincuentes.
Narró algunos de sus pasajes, convertidos en libros y películas ante el júbilo y fascinación de una audiencia habida de paz y tranquilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada