jueves, 6 de enero de 2011

Sin Punto y Coma

Sin Punto y Coma: "


Vladimir Galeana Solórzano

Mira quien habla

El Presidente de la República sigue con la tónica de dar entrevistas a los conductores radiofónicos. No sé si los escoja a modo o simplemente sus asesores vetan a quienes hemos manifestado diferencias con él en su manera de ejercer el poder. En lo particular mi producción ha sido insistentemente molesta para que nos conceda una para el Noticiero Al Instante que conduzco en Radio Capital todos los días de 1 a 3 de la tarde. No hemos recibido siquiera una señal que nos indique que están considerando nuestra petición.

Quizá mis críticas cotidianas sean molestas, pero el disentimiento es una peculiaridad del ejercicio periodístico y lo único que hago es mostrarlas abiertamente. Si ese posicionamiento contra los excesos políticos molesta a nuestra clase dirigente, lo lamento, pero es mi forma de pensar y no cambiará hasta en tanto no cambie la difícil situación que vivimos como país y como sociedad. Va de nuevo.

El miércoles pasado el Presidente Calderón pidió madurez a los actores políticos para diferenciar los temas partidistas de los de interés de Estado. En otra circunstancia esta solicitud me parecería lógica y un acto de madurez y congruencia, pero viniendo de un Presidente de la República que no ha sabido diferenciar donde termina su militancia partidista y donde comienzan sus responsabilidades como Jefe del Estado Mexicano, no puedo más que seguir adelante con mis disentimientos.

Calderón aprovecha un medio de comunicación para reclamar una vez más a los demás lo que no ha podido ofrecer como estadista. Pedir a sus adversarios políticos que diferencian los temas partidistas de los de interés de Estado es solamente una cita discursiva, porque él mismo se ha encargado de que los demás le pierdan el respeto a la investidura que representa. Vicente Fox tuvo los mismos problemas, pero me parece que eran producto de esa falta de formación política que evidenciaba y sigue evidenciando. Felipe Calderón ha sido un “animal político” toda su vida, y eso quiere decir que sabe muy bien lo que hace, por lo que la solicitud necesariamente lleva consigo uno o varios destinatarios.

Creo que el Presidente decidió seguir el debate mediático con Manlio Fabio Beltrones Rivera y Humberto Moreira, quienes han manifestado desacuerdos con el Ejecutivo en torno a los temas de seguridad y economía. El mismo miércoles el sonorense acusó al PAN y al gobierno de recurrir al conocido truco de responsabilizar a otros de los errores y limitaciones propias, lo que es un juego que suele usarse para confundir a la sociedad, una trampa en la que asegura no caerán por el bien de la ciudadanía y el país.

No fue muy lejos por la respuesta, pues en entrevista con el periodista Raúl Sánchez Carrillo Felipe Calderón señaló que “no siempre los dirigentes políticos o candidatos tienen esa madurez para saber ganar o para saber perder. No siempre tienen la madurez para diferenciar los temas opinables y de diferenciación política electoral a temas sustanciales de Estado. Pero yo hago votos de que una ciudadanía más participativa y más responsable obligue a todos por igual a asumir la responsabilidad que tenemos, si no, la representación ciudadana le irá quedando grande a los partidos y candidatos”.

Independientemente de las apreciaciones del señor Presidente de la República en torno a sus diferendos verbales con sus opositores, observo que tiene una equivocada percepción al señalar que la representación ciudadana le quedará grande a los partidos y a los candidatos. Hoy por hoy los partidos políticos y los candidatos no representan a los mexicanos. Representan a las antidemocráticas camarillas que se han apoderado de las dirigencias. Los candidatos representan los intereses de esas camarillas, nunca los del pueblo. Aunque no les guste. Al tiempo.

vladimir.galeana@mexico.com

"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada