miércoles, 12 de enero de 2011

Información en Internet, un posible riesgo contra la salud

Información en Internet, un posible riesgo contra la salud: "


Una encuesta internacional pone en evidencia que no toda la información en la red es confiable.

El Internet ha llegado a revolucionar el mundo de la comunicación e información pues en cuestión de segundos puedes encontrar datos, estadísticas, fechas y un sinnúmero de referencias sobre prácticamente todos los temas, incluido naturalmente el de la salud.

Sin embargo, esta poderosa herramienta de la información puede representar un severo riesgo, pues no toda la información es confiable y hay un gran porcentaje que se desconoce de dónde viene y esto puede ser altamente dañino, incluso mortal, pues pueden dar errónea o falsa información sobre enfermedades, e incluso recomendarse desde remedios y medicamentos, hasta tratamientos que resulten contraproducentes para un gran porcentaje de los cibernautas.

Al respecto, en la reciente investigación del cuidado de la salud de Bupa (empresa encargada a proveer servicios de salud), se destaca que el 89 por ciento de los mexicanos con acceso a Internet la usan ahora para buscar consejos sobre su salud, medicamentos, afecciones médicas o la localización de clínicas y hospitales, sin embargo, es sorprendente que sólo un cuarto de las personas dicen que comprueban de dónde provienen los consejos de salud.

El doctor Sneh Khemka, director médico de Bupa International declaró: “Si usted lee información no confiable en línea, las consecuencias pueden ser graves. Por un lado, las personas pueden tranquilizarse falsamente sobre síntomas potencialmente peligrosos y no buscar la ayuda que necesitan. Pero, es más común que la información deficiente conduzca a las personas a preocuparse innecesariamente, realizar pruebas e incluso tratamientos innecesarios que no sean beneficiosos para su salud. Entonces, si están buscando información en línea, es realmente importante asegurarse de que provenga de una fuente acreditada”.

Por su parte, David McDaid, miembro principal de investigación, LSE agregó: “Las nuevas tecnologías ayudan a que más personas alrededor del mundo conozcan más sobre su salud y realicen mejores decisiones bien fundadas. Sin embargo, las personas necesitan asegurarse de que la información que encuentran los haga sentirse mejor; no peor. Para comprobar las fuentes en línea, se debe buscar una marca de calidad, revisar la sección ‘sobre nosotros' en los sitios Web y mirar cuándo fue la última actualización de la información'.

Consejos de Bupa a la hora de buscar información de salud en línea

Mejore su búsqueda: cuando busque información sobre salud en línea es importante ser lo más específico posible con los términos de búsqueda, puesto que mejora las posibilidades de encontrar lo que está buscando de manera rápida.

Elija prudentemente: Sin embargo, incluso si en su búsqueda halla un sitio que parece prometedor, vale la pena comprobar de donde proviene la información y ser prudentes a la hora de escoger sitios de información sobre salud.

Busque una marca de calidad: los sitios Web de salud confiables pueden mostrar una marca establecida de calidad. Los distintos países tienen distintas marcas de calidad, puesto que lo que sea práctica médica establecida en un país puede no ser igual en otro. En el Reino Unido, el Departamento de Salud del gobierno ha desarrollado un estándar de información que se ha concedido a sitios Web de salud de alta calidad como www.bupa.co.uk y www.diabetes.org.uk. Una marca de calidad oficial inmediatamente le dirá que un sitio Web provee información de salud imparcial y confiable.

Busque la sección “Sobre nosotros”: Si no hay una marca de calidad, es importante saber quién opera un sitio Web de salud y por qué. Los sitios Web acreditados aclararán si los autores están o no calificados de manera adecuada para proveer la información y si existe un proceso editorial para producir contenido objetivos (en lugar de contenidos promocionales o avisos en línea).

Compruebe la fecha: los consejos médicos pueden volverse obsoletos, entonces compruebe cuándo se publicó la información de salud. Los sitios Web confiables tendrán páginas que muestran cuándo se crearon y cuándo se actualizaron por última vez. Como regla general, la información de salud que tiene más de dos años debe considerarse obsoleta.

Hable con su médico: por último, y es muy importante, mientras sea útil entender más sobre su salud, sin importar lo confiable que sea la información que encuentre, si está preocupado por un tema de salud debe solicitar más información a su médico.

Yamel Viloria Tavera

"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada